BLOG DE LA SEMANA

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
¡Todo tiempo pasado fue mejor!

Al menos para el planeta tierra. 

Hace unos días me puse a pensar en lo diferente que era nuestra vida y nuestras costumbres tan solo unos veinte años atrás. Me refiero al uso indiscriminado de bolsas plásticas y envases de plástico o tecnopor, que cada vez es mayor con el paso del tiempo.

Por ejemplo, para ir a comprar pan.  Todo el mundo tenía su bolsa de tela exclusivamente para este fin. Es más, recuerdo incluso que la bolsa que teníamos en la casa de mi mamá era una que ella misma había hecho y bordado con punto cruz. ¡Qué bonito!

Ahora por cada compra de pan, te dan una bolsa que luego simplemente tiras y ni siquiera vuelves a darle otro uso.  Imagínate cuántas bolsas al día se utilizan solo para esto.

Otro ejemplo, cuando ibas a comprar comida, principalmente chifa.  Recuerdo que tenías que buscar en tu casa los recipientes más grandes para llevarlos al restaurante para que ahí te pusieran la comida que pidieras. Un envase para el arroz, uno bien cerrado para la sopa y un par más para los segundos. También se daba la posibilidad de que en el mismo chifa te pusieran la comida envuelta en papel. ¿Alguien se acuerda de eso? El wantán, el arroz chaufa, incluso los tallarines y otros platos los envolvían en papel kraft. Puede que algo de las salsas se cayera, pero la comida envuelta así hasta tenía un olor particular que aún guardo en mis recuerdos de infancia. ¡Qué rico! Y al llegar a casa qué sencillo era todo, cada uno se servía de los envases, se lavaban y se volvían a guardar hasta un próximo uso. Y lo más importante de todo, no generabas desperdicios.

Ahora para todo se usan los depósitos de tecnopor o los táperes de plástico, tan tóxicos para la salud (derivado del petróleo y posible cancerígeno), que muchas veces hasta se rompen porque no aguantan el calor.

Y para los pollos a la brasa también era diferente porque incluso hasta las papas fritas las entregaban en cajitas de cartón.

Recuerdo que cuando iba al mercado con mi mamá llevábamos nuestro carrito y en él teníamos una canasta de paja gigante y ahí metíamos todo lo que comprábamos. Luego, en la casa, se seleccionaba y se guardaba todo.

Ahora, así compres solo una cabeza de ajo te lo dan en bolsa y sin darte cuenta, por cada visita al mercado, te llenas de, por lo menos, seis bolsas de diferentes tamaños. Y ni qué decir de las compras en los supermercados, ahí el uso de las bolsas es realmente criminal.

¿Quién no ha gozado de una gaseosa en casa? Antes las presentaciones familiares solo los vendían en envases de vidrio retornables y la verdad es que las gaseosas en este tipo de botellas son mucho más ricas.  Hoy en día, solo en algunas bodegas puedes comprar tu bebida favorita en ese tipo de botellas.  El plástico es lo que se usa para transportar las gaseosas.  Nada sano y creo que hasta perjudica el sabor.

Si antes teníamos este tipo de costumbres no solamente más sanas, sino también más amigables con el planeta y nos iba bien, ¿por qué las dejamos? ¿Es mucho más cómodo que en la tienda o en el restaurante te lo den ya todo listo en contenedores y bolsas que solo usarás en esa oportunidad y que luego se tirarán?  El hecho de que no sepas más del envase en el que vino tu chijaukai no quiere decir que desaparezca del planeta. El tecnopor no es biodegradable. Incluso tras 500 años la bandejita o vasito para el café que tenías en la mano, estará en algún lugar de la superficie terrestre.  Igual sucede con las bolsas de plástico, ya que estas tardan aproximadamente 150 años en degradarse, pero mientras tanto ocasionan serios daños al planeta y a la vida animal.

Marquemos la gran diferencia, en nuestras manos está hacer de este mundo uno más sano para todos.   

Puedes empezar por confeccionar una bolsa de pan como la de mi mamá y llevarla siempre a la panadería o tal vez ver en tu cocina si tienes envases o táperes grandes que puedas usar en tu próximo almuerzo familiar.  De a poquitos y entre todos podemos lograr grandes cambios. Recuerda que tus acciones, por más pequeñas que sean, afectan directamente al planeta.

 

 

* Las opiniones y puntos de vista vertidos por los autores de El blog de la semana no coinciden necesariamente con las del Ministerio de Educación.

logo ministerio educacion

  Calle Del Comercio 193, San Borja - Lima, Perú
  (511) 615-5800
  webmaster@minedu.gob.pe Horario de atención:
de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.

LA BUENA EDUCACIÓN

LA ESCUELA DEL AIRE

INFORMACIÓN Y NOTICIAS

Si desea contactar con el equipo de La Buena Educación llene el siguiente formulario: