BLOG DE LA SEMANA

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Los primeros libros de Fer

Cuando Fer cumplió tres meses de nacida tenía un libro para la tina, un libro que me heredó mi hermana y que yo, posteriormente, regalé a mi sobrina cuando era bebé. Tenía figuras de animales del océano y podía mojarse. Además, era permitido para la boca y tenía uno que otro sonido. Con este libro iniciamos nuestro camino a la lectura.


No recuerdo, de pequeña, haber sido una apasionada de la lectura, pero sí quería que mi hija descubriera maravillosas experiencias a través de los libros.

Cuando Fer cumplió seis meses,  encontré unos libros perfectos para el tamaño de sus manos, pues median 4 cm x 4 cm. Tenían solo imágenes de frutas, verduras, animales de la granja, entre otros. Estos “mini” libros fueron un boom para ella que amaba no solo las imágenes sino que el libro fuera de su tamaño. Verla esforzarse por pasar cada hoja (gruesa de cartón) era divertidísimo.

Luego, pasamos a los libros de los hermanos Paz. Libros coloridos, con un diseño atractivo y con algo de texto. Si bien Fer tenía 10 meses y no leía, la gráfica la enamoraba. Su papá y yo le contábamos las historias y ella, emocionada, quería correr a la página que más le gustaba o llamaba la atención.

Para nosotros, como padres, era súper ver como ella se asombraba y aprendía incluso la secuencia de la historia; verla disfrutar de nuestra narración era maravilloso. ¿Y es que acaso así no fue la narración entre nuestros antepasados? Por aquel entonces la oralidad transmitía tradiciones y leyendas.

Llegados al año y medio, ya con personajes favoritos como cuentos de animales y cuentos de personajes como Peppa Pig, ella iba eligiendo qué cuentos quería escuchar. Siempre tratamos de involucrarla en el proceso de elección, que demoraba como mínimo una hora.

En las librerías Fer descubrió los cuentos musicales. Por experiencia, recomendamos siempre tener un par, pero no muchos porque sobreestimulan a los niños. Nosotros optamos porque desarrolle su imaginación a través de las imágenes y de nuestra narración.

A partir de los 2 años, mi familia y yo nos dimos cuenta de que cuando vamos a un restaurante Fer es la única o casi la única de los niños que no tiene un iPad o tableta a la mano, ella tiene sus libros, crayones y un par de juguetes. Y es cierto, temporalmente se aburre.

Sin embargo, sigo sorprendida por el atropello que puede significar la tecnología para los niños. Estar con ellos quizá signifique dedicarles más tiempo, incluso no terminar tu plato de comida, pero también debemos esforzarnos por brindarles espacios y tiempo para dejar volar su imaginación. Tenemos que involucrarnos en su desarrollo de manera activa.

Démosles la oportunidad de enamorarse de la lectura, no los saturemos con estímulos.

Amo ser mamá,

Mamá Black.

 

 

* Las opiniones y puntos de vista vertidos por los autores de El blog de la semana no coinciden necesariamente con las del Ministerio de Educación.

logo ministerio educacion

  Calle Del Comercio 193, San Borja - Lima, Perú
  (511) 615-5800
  webmaster@minedu.gob.pe Horario de atención:
de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m.

LA BUENA EDUCACIÓN

LA ESCUELA DEL AIRE

INFORMACIÓN Y NOTICIAS

Si desea contactar con el equipo de La Buena Educación llene el siguiente formulario: